27 02 2010

Bajo la cama encontré polvo y zapatos viejos,
encontré papeles viejos y piezas de rompecabezas,
encontré tickes de resentimiento guardados,
pases de melancolia y unas cuantas botellas de aquellas que otorgan resaca emocional.

Encontré una bolsa plástica y arena de mar,
varias tuercas y unos cuantos pañuelos que he llorado.
Encontré páginas con poemas,
y los ejercicios de matematíca que solia hacer.
Encontré mi agenda con viejas citas a cafes y promesas sincuplir aún,
llenos de relatos maravillosos sobre viajes al mar, y junto a ellos,
la espuma del mar aun era blanca.

Encontre aquella caja azul inspirada por Francisco de Asís,
y dentro de ella unos cuantos pedazos de canciones tocadas por aquella guitarra sin cuerdas.

Y es que encontré varias cosas ahi guardadas.

Saqué un ticket de resentimiento y guardé el libro de ira que había escribo,
saqué tambien las canciones viejas y las citas al cafe.
Guardé el trabajo y escondí tras los zapatos,
un collar de preocupaciones.
Saqué el pañuelo y lo devolví húmedo una vez más.

Saqué también papeles viejos y escribí nuevos garabatos…
Acompañandolos de nuevos sonetos de esta nueva vida
que no es tan nueva.

Anuncios




“I spent 5 days and 2 nights with Ileana”

9 02 2010

Today, something has come to my mind… The beauty of Ileana in those summer days.

I was indeed looking for her,  but I did not realize that special connection that made me follow her shadow through that crowded market.
Ileana was a dream to  me, the kind of girl everyone likes. That kind of girl with strong personality and naive eyes. Her short and straight hair was combed by the soft wind waving her freckles all over her small nose.
Those shiny and deeply eyes looking for love, and that warmness of her body that made me shake like hell.

I remeber how I used to see her. I spent 5 days and 2 nights with her,  let me tell you that  it was awesome. Her smile fill out all the place while her body moved slowly around me.

I spent 5 days and 2 nights with Ileana without thinking about work or friends, neighter family or future, and if today were the last day of my life, I am glad… Because I had the chance, I was given the chance, to spend 5 days and 2 nights with Ileana.

And Ileana… Thank you for married me.

Port Alexander
99836

(Summer days uh?… )





Tu y yo

22 12 2009

Nuestra historia… ¿la puedes contar?.  La gente pregunta, quiere saber que es eso que te hace amar la vida, quien es ese ente que te hace despertar cada mañana ansioso por volver a verle.

Todos preguntan, y he intentado contar la historia. Lo he hecho unas cuantas veces. Pero siempre parece que me como detalles, que me salto episodios… Pero dime.. ¿Como contar nuestra historia?

Cuando reproduzco con palabras lo que hemos sido, parece un poco.. Raro. En efecto lo es, desde el principio siempre lo fue, lo sigue siendo, y anhelo por que siga siendo asi.

Esta tarde, me he vuelto a enamorar de ti. Armando mi rompecabezas de mil piezas, tratando de hacerlas encajar. Las catorces piezas que pude lograr unir, me recordaron esa historia que hemos compartido.

Al comenzar, todo era confuso, calibrado con dósis de éxtasis y emoción, lleno de entuciasmo y miedo al ver tantas piezas de distintos colores, tonos y diseños, que juntas, forman un cuadro lleno de colores. La desición de escoger una pieza, una tan sola que sirviera como guía… A partir de esta… Fue indescriptible. Como cascada… Como hundirme en colores y diseños, y darme cuenta que ahi esta… Que es solo cuestión de encontrar las piezas.

Nuestra historia.. Talvez estan en todos los cuadernos, en todos los trozos de papel, en el cyber espacio, en tus manos y en la mias, en la infinidad de tus ojos, en la maravilla de tus pestañas, en los besos… En los te amo, en el camino del porton de la residencial a tu casa, frente a la casa de tu abuela, en el Denver, en la Matias, en Multiplaza, Metrocentro, Hiper Paiz las cascadas, La gran vía, en las pinturas de tu mamá, en los muebles de tu papá… En tu cama y sobre tus almohadas, entre tus sábanas, a través de la luz que se filtra por tu ventana… En la mesa que está en el garage de mi casa, por mi casa en aquella acera en la que estubimos, bajo aquel árbol… Por la cima, en aquel parque, desde aquel primer beso, desde ese primer abrazo que me congeló… Ese primer abrazo que absorvió en tu dimensión.. Al sentirte…

En aquel y en todos los comentarios del hi5 y el unico del facebook, en aquellas interminables llamadas, en mis dias compartidos a través de historias con tigo, en mis libros y en los tuyos, en tus cartas y en las mias… En el carro rojo y en el pick up, en el spaghetti, en tus fotos y en las mias…  Bajo la mesa, desde donde solia llamarte por las noches para que no me escucharan… En tus manos sosteniendo las mias.. En mis ojos mirandote. Es alli donde está la verdadera historia.

Lo que intento decir es que te amo.





Memorias

2 11 2009

Aún siendo pequeña, fui seria. Era de las niñas excéntricas que se sentaba sola en los recesos o exploraba por su cuenta los rincones. En clase erala niña que terminaba primero los exámenes, recuerdo en muchas ocasiones haber dicho en mi mente “que ridículo es eso que hacen”…. Recuerdo que me escondía, para no estar con otras personas. Una vez en particular les dije a las niñas que tenia que ir al baño y esperar en esa fila de 10 personas, y esa misma mañana ellas se enojaron conmigo porque cuando me fueron a buscar, yo no estaba allí, y comprendieron la mentira, verdadera intención de mi corazón infantil.

Recuerdo ese colegio, esa edad y la primera vez que dije “mabe”. De algún lado lo aprendí, a alguien escuché y lo quise repetir, aunque en mi mente esa palabra solo me traía imágenes de lavadoras y refrigeradoras Mabe.

Recuerdo a Diana, la niña bonita de mamá y papá. Su cabello largo y liso, blanca y con dientes grandes. A mi me gustaba verla, por el hecho de que era bien… de revista. La llamaba Princesa Diana. Princesa Diana aquí, Princesa Diana allá. Sin embargo no sabía que a ella le molestaba, hasta que una sombría mañana, dramáticamente al escuchar una vez más su apodo (de cariño claro) lanzó frenéticamente su paleta de corazones contra el pavimento del patio, destrozandola en pedazos, mientras ella, indignada, corría al salón de clase. Solo reí… Y corrí tras mi Princesa.

La vi llorar, contra la mesa de su pupitre, y tocando su cabello le dije “lo siento”, entre mocos y lágrimas sonrió y salimos juntas otra vez, la Princesa Diana era de las pocas compañías que disfrutaba.

Andrea me parecía un oso panda a punto de comerme, Cindy era esa niña ruda que peleaba conmigo por atención, aunque mi compañera en el crimen, nuestros tenis compartieron un estante en el armario del salón, y nuestros calcetines se ensuciaron juntos al correr por todo el patio. Recuerdo solo la silueta de la niña que no me quiso prestar el borrador una vez, y ese fue le nacimiento del orgulloso “borrador de dedo” que en efecto, borraba.

Recuerdo a Gloria que parecía siempre buscar algo, con la mirada siempre atenta, y recuerdo a René, el niño con el labio enorme porque le había picado una abeja.

Y aquel pensamiento de aquel entonces, lo recuerdo, mi visión del exterior, repulsión y admiración del mundo. Y parece que soy la misma excéntrica de aquel entonces, pero diferente, es bien sorprendente el haber crecido y desarrollado características de Maite y de nadie mas.
Cada uno de nosotros somos el proyecto más interesante de todos, crecer y aprender, construir una escalera sin fin.

Somos todos un proceso, una esencia. Somos los mismos de hace 10, 15, 20 años. Conocemos nuestros errores y sabemos con detalle nuestras caídas, tenemos todo ese escenario de experiencias que partieron de una sola cosa: Esencia.

Nadie, nadie, nadie, estoy segura, puede perder su esencia, puede estar escondida, encadenada, pero incluso eso sabemos, en que lugar la hemos escondido y las veces que por negligencia, orgullo o vanidad, la negamos deliberadamente sin compasión,  aunque si con remordimiento.

Un lápiz enterrado en el brazo, una despedida de un ser querido,  una “sinchaceada” de aquellas, un viaje, una caída, una llorada… Al evocar las memorias y recuerdos, los valoramos y apreciamos tanto con ternura al vernos a nosotros mismos, pequeños e indefensos enfrentarnos con coraje a la vida, orgullosos de llegar a donde estamos.

Es ese mismo coraje de niños el que debemos conservar a través del tiempo.

 





Una noche hace muchas

20 09 2009

Y ahora no me tan dificil encontrar tranquilidad y gozo en donde no había. En una noche como esta, solo que con un aroma y color diferente, encontré molesta ycasi repugnante esa luz que ilumina la calle de noche, porque desde la terraza de mi casa, me parecia casi un insulto distraerme del esplendor de las estrellas y ridiculamente querer compararse a una de ellas. Más de una vez, y casi como proyecto de vida, decidí coger una resortera y como en tiempos de cruzadas, eliminar a cada bastardo que atentaba con la divinidad qu conosco. Sin embargo, a pesar de mi desperecio, esta noche no hay estrellas, pero estoy inspirada, y mis pensamientos se desvordan como la lluvia que acaba de pasar, y esa luz, si, esa lámpara que ilumina la calle, recentidamente me regala cierto resplandor que más parece bendición, ya que me permite darle forma a mis sentimientos, complementandolos con garabatos sobre el papel.

Oh..! y en una noche como esta, que se parece a una de aquellas… Noté por primera vez el rojo carmesí que dominaba el cielo, y de igual manera, no era mi favorito.
Era un cielo opaco, con un rojo casi vular, nubes que arropaban las estrellas y limitaban mi imaginación, el olor a lluvia era lo único que me gustaba de esas noches. Pero una vez, una noche que se convirtió en muchas, busqué sin saber el sentido de ese cielo, porque algo me decía que ese aparante firmamento escodía un misterio que mis ojos no entendían. ¿Y saben qué? Lo encontré. Le encontré sentido a esas noches, a través de un abrazo, de unas canciones, de esas miradas, de esas manos y esas sonrisas. A través de esos besos que no tenian principio ni fin, tal como el viento olor a lluvia. Y a través de una explicación científica que no recuerdo.

Y ahora parece que ha pasado mucho teimpo desde aquel entonces, han pasado muchas cosas de las que recuerdo solo las importantes, pero es inrónico  que siga escuchando esas risas y maravillandome con ese magenta del cielo que se va tornando morado, mientras espero una llamada que no llegará, mientas la luz de esa lámpara comienza a ofender mis ojos, mientras recuerdo esas manos que tanto me gustaron… Mientras estoy bajo ese mismo cielo rojo que parece ser el mismo pero que es diferente.





12 09 2009

In days like today.. In which my bones are so tired and my eyes are just getting dry, I even miss you more.

When someone else arms hug me with compassion while i cant just think on anyone else but you.

Trying to understand and accept the facts… Trying to deal with this.
Eternity does not have minutes or hours, eternities just have thoughts and sensations.. An eternity around you… An eternity without you.

And now i can understand what eternity is all about.

Even nights are long.. Even dreams are so hard to have… At the begining of them, I am already tired.

Thinking about ur body besides me, your hair between my fingers, your smell all over the place… Your skin next to mine. Your eyes…

And I am here.. at 11:00 pm, without sleeping at all… wishing time goes fast, whising to meet u somewhere… Wishing u can find me in purpose.. Wishing running into you by coincidence…

Break me..





Adia – Sarah Maclachlan

27 07 2009

Adia I do believe I failed you
Adia I know I let you down
Dont you know I try so hard to
love you in my way…
Its eay let it go.
[…]
There´s no one else to finger,
no one else to blame..
[…]
Adia I thought that we could make it..
but i know I cant change the way you feel.
Leave you with ur misery
a friend who won’t betray
I pull you from your tower
I take away your pain
and show you all the beauty you possess
if you’d only let yourself believe that
We are born innocent..
Believe me Adia..
We´re still innocent..
[…]