Charla por la tarde

14 07 2009

Entre lineas sobre la Revolución méxicana y sus  mártires, las drámaticas y a veces espeluznantes historias del nacimiento de la Plaza del Zócalo, ella me llevó desde ahi, hasta Italia y España, contandome historias que no puedo recordar;  me contó tantas cosas, sobre tradiciones y mitos. Me contó de la navidad y de la verdad tras ella; me contó cosas que me hubiera encantado guardar en mi memoria asi como guardo el sabor de esa sopa de tortillas que compartiamos aquella tarde.

Dos horas y media aproximadamente, entablamos una encantadora y amena conversación. Historia, opiniones, política y religión: controverciales temas. La pasión que vi en sus ojos me recordo a mi. Mientras hablaba y creaba hipótesis sobre antecedentes e historiales, miraba a su entorno como buscando las respuestas en aquellos manteles cuadriculados, o en aquel bar que nos llamaba con su colorido.

Desnudó su alma al igual que yo. Una plática exquisita sin prejucios, que desaparecieron en el  momento que nos convertimos en extrañas. La perspicacia es algo que nos va bien a nosotros los humanos, esa perspicacia de darnos cuenta de nuestra propia naturaleza egocéntrica, nos llevó a discutir del amor y del desamor, de la vida y de esos matíces casi poéticos que nos enamoran poco a poco.

Y como lección aprendida, como filosofía descubierta a través de la experiencia, compartió conmigo con orgullo quebrantado, mientras los nachos se acababan y los escasos cubos de mi te se derretian, palabras que sonaron casi sabias.

Dejando a un lado la cuchara, limpiando sus delicadas manos con una fina y blanca manta y dejando caer su mirada sobre la mia .

– Para estar con alguien Maite.. Necesitas tres cosas. -Dijo con tono casi fatal.
– ¿El qué?. -pregunté con ojos de asombro.
– Mira maite, las cosas son complejas cuando queres que asi sean.. Para estar con aguien necesitas sentir para empezar, atracción física: te tiene que gustar; necesitas admiración y se necesita amor. Si.. así es, no podes estar con alguien a quien no admires, aunque lo querras y te guste. Y no podes estar con alguien que te guste, pero que no querras ni admires. Eso es todo.

Y como una premonición de que ese seria nuestro último tema de charla, pagamos al cuenta y salimos de ese lugar, esperando que el mundo de alguna manera hubiera cambiado de la misma forma en la que nos habia cambiado a nosotras.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: