Se llamaba Moisés

23 07 2013

Moisés. 

Sí, así se llamó el primer amor de mi vida. Cabello liso, castaño, todo el era castaño. Alto, más alto que mi. Talvéz tenia 11 o 12… Talvez el tenia 13 o 14. Quisiera saber que pensó el cuando me vio. Cuando me vio correr por el patio, y jugar en el jardín… Qué habrá pasado por su mente que despertó el amor. El me quiso talvez mas de lo que yo lo quise a él.

Era la más joven de la clase, siempre lo fui. La excéntrica que  por alguna razón era lista y podía ir a un grado más alto. Despeinada. Todo el tiempo la dinámica del viento, los saltos y mis ganas de seguir corriendo hacían de mi escaso cabello ondulado un caos incomprensible. Mi ropa, mi uniforme, siempre sucio. Cero preocupación del polvo en mis zapatos. Mis calcetines, blancos. No tan blancos. El polvo también encontró hogar entre los huecos de mis zapatos para mezclarse en ellos. 

Y él, se enamoró de mi. Era la más joven y todas mis amigas se preguntaban una y otra vez ¿porque? Porque él se había enamorado de mi. Yo también me lo preguntaba, pero dentro de mí yo sabía la respuesta. El me cantó varias veces. 

En sus canciones, decía que si yo no volvía el perdería el sentido del amor por siempre. Decía que al verme, no había dudado. Me dijo que me quedara con él. Y yo lo observaba, maravillada, casi atontada,

 

 

Yo no me quedé, ni correspondí inteligentemente. La emoción estaba siempre ahí. Al regresar al salón de clase, repetía una y otra vez “tengo novio” y me sentía diferente. Sentía que era otra persona, o más bien, sentía que otra persona me reconocía, me sentía querida, y anhelada. 

Muy feliz y aterrada.

Años después lo encontré en una de las tantas redes sociales que hay. Le pregunté porque me había escogido a mi a sus 12-14 años, y resultó ser lo que yo pensaba. Resultó ser que no me equivocaba y él había visto a través de las manchas de salsa en mi camisa, del sudor en mi frente. Él vio lo mucho que corría y saltaba, libre. La sonrisa cada mañana. Mis ojos entre abiertos del cansancio, pero siempre iluminados y brillando. Él vio eso que soy, y lo que no soy. 

 

Si, hoy es un día para recordar. 

 


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: