Esto pasa a veces en mi país.

23 05 2014

Este día me enviaron a casa. Esto pasa a veces en mi país; dijeron que hay toque de queda, que es inseguro estar afuera y me enviaron a casa, a mi y al resto. Al inicio dijeron que solo los que viajaban en bus y de Zacatecoluca o zonas aledañas, pero al final nos enviaron a todos a casa. Dejamos de hacer el ejercicio de gramática y nos dejaron de tarea estudiar los advervios para la próxima clase. Esto pasa a veces en mi país.

La noche de hoy se siente más espesa, más pesada. Llueve un poco también, entre gotas y viento agitado, intranquilo vuelvo a casa en mi Nissan. A mi alrededor, en las paradas de buses y aceras, hay policias y militares con armas que de seguro tienen nombres. Aquí las armas tienen nombre. Imagino que el militar que ví en la parada de la 29 le ha puesto a la suya algo como Isabel o Martita. Está joven, unos veinti tanto, sereno y pálido a pesar de ser moreno. A la par suya otro bicho que ha de ser estudiante, con su mochila “Go” esperando a que llegue el bus.

Este día, a pesar de los rumores, este día, llevo las ventanas abiertas de par en par. Ambas ventanas. Llevo abierto hasta el quema coco a pesar de la ligera lluvia. Este día no es conmigo, yo no he hecho nada. Incluso en los semáforos no cierro las ventanas, me sorprende que no veo ningún vendedor. Comienzo a divertirme manejando usando las rodillas y ambas manos como de costumbre, una salsa de esas antiguas está sonando en la radio y mis manos comienzan a tamborear en el timón, hasta que interrumpen la canción y suena la emisión estelar del noticiero del 6.

“Eran trabajadores, no se metian con nadie,” “una vendedora de dulces fue una de las victimas,” “un cabo fue balaceado mientras iba en el bus.” Me comienzo a asfixiar, el aire adentro me marea y me doy cuenta de que había cerrado las ventanas. También el quema coco. 

 

Mientras parqueo el carro en la casa de enfrente que tiene un terreno con candado, veo a mi papá en el portón de la casa esperandome mientras toma café. Me saluda y entramos. Solo quiero ir a dormir, lanzarme a mi cama y descansar, pero me perturban unos gritos dentro de casa. Golpes con la escoba. Mi papá está matando un ratón. Lo golpea con la escoba en la cabeza, el pobre no se mueve, pero tampoco sangra, es como que si fuera de hule. Después encuentra otro y lo mata también.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: