26 12 2016

Is it that i dont love anymore?

what is it? when did i stop feeling? why did i forget? whats real now?

Anuncios




Esto pasa a veces en mi país.

23 05 2014

Este día me enviaron a casa. Esto pasa a veces en mi país; dijeron que hay toque de queda, que es inseguro estar afuera y me enviaron a casa, a mi y al resto. Al inicio dijeron que solo los que viajaban en bus y de Zacatecoluca o zonas aledañas, pero al final nos enviaron a todos a casa. Dejamos de hacer el ejercicio de gramática y nos dejaron de tarea estudiar los advervios para la próxima clase. Esto pasa a veces en mi país.

La noche de hoy se siente más espesa, más pesada. Llueve un poco también, entre gotas y viento agitado, intranquilo vuelvo a casa en mi Nissan. A mi alrededor, en las paradas de buses y aceras, hay policias y militares con armas que de seguro tienen nombres. Aquí las armas tienen nombre. Imagino que el militar que ví en la parada de la 29 le ha puesto a la suya algo como Isabel o Martita. Está joven, unos veinti tanto, sereno y pálido a pesar de ser moreno. A la par suya otro bicho que ha de ser estudiante, con su mochila “Go” esperando a que llegue el bus.

Este día, a pesar de los rumores, este día, llevo las ventanas abiertas de par en par. Ambas ventanas. Llevo abierto hasta el quema coco a pesar de la ligera lluvia. Este día no es conmigo, yo no he hecho nada. Incluso en los semáforos no cierro las ventanas, me sorprende que no veo ningún vendedor. Comienzo a divertirme manejando usando las rodillas y ambas manos como de costumbre, una salsa de esas antiguas está sonando en la radio y mis manos comienzan a tamborear en el timón, hasta que interrumpen la canción y suena la emisión estelar del noticiero del 6.

“Eran trabajadores, no se metian con nadie,” “una vendedora de dulces fue una de las victimas,” “un cabo fue balaceado mientras iba en el bus.” Me comienzo a asfixiar, el aire adentro me marea y me doy cuenta de que había cerrado las ventanas. También el quema coco. 

 

Mientras parqueo el carro en la casa de enfrente que tiene un terreno con candado, veo a mi papá en el portón de la casa esperandome mientras toma café. Me saluda y entramos. Solo quiero ir a dormir, lanzarme a mi cama y descansar, pero me perturban unos gritos dentro de casa. Golpes con la escoba. Mi papá está matando un ratón. Lo golpea con la escoba en la cabeza, el pobre no se mueve, pero tampoco sangra, es como que si fuera de hule. Después encuentra otro y lo mata también.





It tickles.

28 10 2013

It tickles inside, it is all compressed

I try to let it all out, and I do, but it´s like it will never end.

It ticles so hard in my stomach in my fingers and toes.

The crave of smelling your hair. The need to see your smile.

It tickles everywhere. The simple thought of imagining you there, it tickles.

Makes me wanna just grab you while traveling  in a time machine.

Spin around the stories we never told anyone. Spin fast, fast, and even faster.

The urge of calling your name, the sound in my throat. It scrapes my veins mixing my blood with nostalgia.

Spin, spin so fast and stop just to see your eyes. And it tickles inside.

The kisses I never gave you, The hugs I got away from. It tickles as if I still wanted them, and I do. It tickles some times.





Hoy

12 09 2013

Irónicamente, ahora que estoy dando una clase de escritura creativa, motivando a mis estudiantes a descubrir las ilimitados bondades de la escritura, me he sentido más alejada de escribir.

Existen varias razones; el trabajo, el stress, el cansancio, pero sobre todo la confusión. Este año, me he sentido increíblemente confundida sorber muchas cosas. Por un lado, me he sentido confundida con respecto a mis talentos. Por mucho tiempo pensé que tenia talentos. Que muchas cosas me resultaban muy fáciles a comparación de otras personas. Sin estudiar, o tomar notas, el colegio siempre me pareció fácil. Si, habían muchas cosas que tenía que repasar, pero en general era fácil.

Ahora, rodeada de profesionales, siento que me acomode mucho a mis talentos “innatos” y desperdicie mucho tiempo que pude haber aprovechado aún más. Además, hablando de aprovechar el tiempo, me he dado cuenta que poco tiempo dedique a conocer a las personas, y por ende a aprender de ellas. Ahora me veo en un mar lleno de peces con distintos colores, orígenes, y talentos a las cuales no siempre se dirigirme a ellos con pertinencia.

Pero también, estoy cansada. Cansada de tantos fracasos. Y tristemente todo esto se refiere al lado profesional. No es que sea mala en lo que hago, al contrario, soy muy buena. Pero sólo yo (espero) se el increíble esfuerzo que me toma prestar atención a todos esos detalles que nunca antes veía. Y ese esfuerzo, es cansado a veces.

A parte del trabajo… Extraño las citas a cenar, y el cine. Extraño el te verde después de cenar y las películas a medias. Extraño el tráfico después del mar y los besos. Extraño volver a casa y verlo. Inevitablemente extraño el nunca dejar de abrazarnos.

Y la confusión es por eso y por lo otro, y por muchas cosas más. Este año ha sido de des aprender. Poca inspiración y desaprender no me ha funcionado. Me ha llenado de derrotas y no se cuantas lanzas puedo soportar antes de desfallecer. Y no me mal entiendan, en mi plan no está el renunciar, más bien, el plan consiste en olvidar.

¿Confuso? Yo se.





Reciclando a jesús

16 08 2013

Eso del reciclaje a mi no me va.

 

Con sarcasmo, y sin sarcasmo…. El reciclar ya está pasando de moda. 

A mi ya me aburrio. Aunque es mentira, no es que me aburra… ¡Para nada! Me encanta revivir a jesús cada tres días. El murió por mis pecados y yo lo agradezco. 

 

Agradezco que haya aguantado la agonía de la traición y de la mala intención del pueblo. Me enamora el hecho que su sangre haya lavado mis pecados, incluso aquellos que ni la lluvia se pudo llevar. 

Pero es que jesús ya se ha de haber cansado también. Ha de estar más aburrido que yo de seguir perdonando mi insolencia y mi desfachatez. Perfidia ilimitada que se extiende hasta la última página del libro más largo que he leído y que ni siquiera he terminado. 

 

Yo digo, que jesús ya se aburrió. Lástima que el perdón tenga fecha de expiración, aunque por alguna razón hay algo adentro o más bien afuera que dice que el perdón dura para siempre. Y sin animo de ser imprudente, creo que ya basta de creer en ese perdón es eterno. A mi me gusta pensar que no me han perdonado. A mi me sirve creer que aún no estoy libre de pecado.

 

A mi me sirve… Perdonarme a mi misma. Porque no importan cuantas veces jesús reciba castigos, o sea condenado. No importa cuantas veces resucite y vuelva a hacer lo mismo, una y otra vez. No importa cuantas veces jesús vuelva a mi. Nada cambia al volver a aquellas historias de valentía, amor y sacrificio, donde valientemente el pueblo enfrentó sus miedos. Por que nada aprendo, simplemente reciclo las historias de las que ya no puedo aprender más. Jesús ya me perdonó.

 

Yo, aparentemente no. Pero es que hasta risa me da, porque es que no se trata de jesús, ni de reciclar. 





Se llamaba Moisés

23 07 2013

Moisés. 

Sí, así se llamó el primer amor de mi vida. Cabello liso, castaño, todo el era castaño. Alto, más alto que mi. Talvéz tenia 11 o 12… Talvez el tenia 13 o 14. Quisiera saber que pensó el cuando me vio. Cuando me vio correr por el patio, y jugar en el jardín… Qué habrá pasado por su mente que despertó el amor. El me quiso talvez mas de lo que yo lo quise a él.

Era la más joven de la clase, siempre lo fui. La excéntrica que  por alguna razón era lista y podía ir a un grado más alto. Despeinada. Todo el tiempo la dinámica del viento, los saltos y mis ganas de seguir corriendo hacían de mi escaso cabello ondulado un caos incomprensible. Mi ropa, mi uniforme, siempre sucio. Cero preocupación del polvo en mis zapatos. Mis calcetines, blancos. No tan blancos. El polvo también encontró hogar entre los huecos de mis zapatos para mezclarse en ellos. 

Y él, se enamoró de mi. Era la más joven y todas mis amigas se preguntaban una y otra vez ¿porque? Porque él se había enamorado de mi. Yo también me lo preguntaba, pero dentro de mí yo sabía la respuesta. El me cantó varias veces. 

En sus canciones, decía que si yo no volvía el perdería el sentido del amor por siempre. Decía que al verme, no había dudado. Me dijo que me quedara con él. Y yo lo observaba, maravillada, casi atontada,

 

 

Yo no me quedé, ni correspondí inteligentemente. La emoción estaba siempre ahí. Al regresar al salón de clase, repetía una y otra vez “tengo novio” y me sentía diferente. Sentía que era otra persona, o más bien, sentía que otra persona me reconocía, me sentía querida, y anhelada. 

Muy feliz y aterrada.

Años después lo encontré en una de las tantas redes sociales que hay. Le pregunté porque me había escogido a mi a sus 12-14 años, y resultó ser lo que yo pensaba. Resultó ser que no me equivocaba y él había visto a través de las manchas de salsa en mi camisa, del sudor en mi frente. Él vio lo mucho que corría y saltaba, libre. La sonrisa cada mañana. Mis ojos entre abiertos del cansancio, pero siempre iluminados y brillando. Él vio eso que soy, y lo que no soy. 

 

Si, hoy es un día para recordar. 

 





Yes, no words needed for this.

27 06 2013